Por: Marlene Astrid Gómez Nieto*

Marlene Astrid Gómez Nieto, Especialista en Salud Ocupacional y Magister en Riesgos Laborales.

El incremento  de peso y llegar a obesidad es uno de los riesgos del confinamiento si no se lleva a cabo un estilo de vida saludable. El consumo de alimentos no balanceados en los  días de la cuarentena hacen parte de la cotidianidad que refleja el desequilibrio de la Salud Mental, van pasando los días de cuarentena y la fuerza de voluntad, en muchos casos, se desvanece.

Es muy probable que estemos comprando  productos ultra procesados, con la tendencia a guardar  para  días venideros. El aumento de peso no es lo único que debe preocuparnos, también,  el estado de masa  muscular, que se puede potenciar durante el confinamiento y que altera la Vigilancia en el control de Enfermedades  Cardiovasculares , como son la Hipertensión , Diabetes y las Patologías cardiacas muy frecuentes en nuestra población de Docentes del Magisterio y otros sectores de Colombia.

Dieta balanceada

  • Reforzar el sistema inmunológico que se encarga de ayudar a combatir posibles infecciones víricas, como el coronavirus.
  • No existen escusas, estamos en casa, es buen momento para cocinar en familia esto estimula la Salud Mental.
  • Mantener una alimentación equilibrada de nutrientes en el organismo. Todos los alimentos que aportan azúcares simples y grasas, como snacks, dulces y bollería, o bebidas refrescantes, etc., así como el alcohol no son buenos aliados durante el confinamiento, debido a su energía rápida innecesariamente. Por ejemplo,100 calorías procedentes de frutas, verduras o frutos secos aportan muchísimos más nutrientes que 100 calorías de procesos industriales, recordemos que la ingesta de alimentos con variedad del color, también brindan antioxidantes que actúan como protectores del organismo. Las frutas rojas, por ejemplo, son ricas en vitamina C y flavonoides, las verduras amarillas, naranjas y las de hojas verdes tienen alto contenido en beta caroteno, un antioxidante relevante en la inmunidad de la piel y las mucosas.
  • Otro grupo de alimentos al que deberíamos apostar durante el confinamiento serían los cereales integrales y las carnes magras que aportan vitamina B y aminoácidos, importantes para construir los componentes del sistema inmunológico, así como el hierro y el zinc.
  • El yogur y las bebidas lácteas fermentadas ayudan aumentar la resistencia a estas infecciones y a tener una micro biota saludable, los frutos secos, además de zinc, contienen antioxidantes como el selenio y la vitamina E por lo que se hacen indispensables en estos momentos de confinamiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.